ACTUALIDAD


+ Edelvives, un ejemplo para integrar los contenidos digitales en el aula

24 enero 2019 | ENTREVISTA

Sergio Sánchez García explica los retos y avances que ha supuesto implantar + Edelvives en sus clases. Este docente no titubea: la tecnología amplía los contenidos, es un cambio del medio para aprender y se puede regular su uso.

«La vida ha cambiado y la educación, también»: hace ya 8 años, Sergio Sánchez García, profesor de 6.º de Primaria en el colegio Madrigal de Madrid, quiso digitalizar las aulas. Habló con la presidenta del centro escolar con un mensaje claro: incluir proyectos digitales en las clases implicaba añadir contenidos, no significaba suprimir los materiales físicos que habían empleado hasta entonces. Los niños siguen aprendiendo, únicamente cambia el medio, explica este docente. 

El colegio Madrigal arrancó con una experiencia piloto del proyecto + Edelvives y, posteriormente, lo han integrado desde 6.º de Educación Primaria hasta 3.º de la ESO. Su intención es implantarlo también en 5.º de Primaria y en 4.º de la ESO. Además, utilizan La leyenda del Legado en Primaria.

¿Miedo a introducir las tecnologías en el aula? No, porque los docentes pueden regular su uso. «Esto es una puerta que puede estar cerrada. La podemos abrir para que entre un poco de aire o dejarla abierta de par en par, para que entre una vendaval», ejemplifica. Este profesor reconoce que, aunque inicialmente les costó convencer a los padres y madres de los alumnos, actualmente están «muy contentos, porque se dan cuenta de que tiene muchas ventajas». De hecho, él cree que «los niños demandan más que ‘página 62, ejercicio 2’» y que así se satisface su interés. 

La plataforma de Edelvives digital es «muy fluida» y Sánchez García valora especialmente que los estudiantes reciban feedback inmediato al completar las actividades, porque ayuda al docente y «al alumnado, a tener más seguridad y ser más responsables». Por ejemplo, han desarrollado las mismas actividades que las del cuaderno en los formularios de Google para saber en qué fallan, qué entienden y qué no. Así, obtienen cifras de la comprensión general de la clase. 



Sumado a la facilidad de uso del navegador web Chrome, a las pantallas táctiles y a la duración de la batería de los Chromebook, en el centro tuvieron claro decantarse por + Edelvives. Sus anteriores dispositivos sufrían problemas en el funcionamiento y reinicio y en la descarga de las baterías. «Antes se bloqueaba el ordenador y tardabas mucho en reiniciar; apagar y encender con el Chromebook son 30 segundos», asegura. Además, cree que el dispositivo es «muy intuitivo» para los niños: «Solo con introducir el usuario se carga todo». 

Defiende que utilizar Chromebooks en el aula no añade distracciones, porque «el que se despista, se despista. Si no es con eso, será con otra cosa». A los padres y madres que dudan, les intenta «transmitir tranquilidad, que no tengan miedo al acceso», porque se puede controlar incluso por usuario, y que consideren que «abren una herramienta a sus hijos que de otra manera no tendrían».«Cada duda del proyecto + Edelvives la hemos podido solventar con Edelvives», afirma el docente. Además, antes de implantar el proyecto, realizaron el estudio de conectividad previo que ofrece esta propuesta digital integral.

¿Está tu clase preparada para el siglo XXI?

Tipo : ENTREVISTA